El reto de la rapidez

La innovación tecnológica, la globalización y el crecimiento de las expectativas de los clientes hacen necesaria la evolución de las companías europeas para mejorar su posicionamiento y cambiar más rápidamente.

El estudio «El reto de la rapidez», realizado por The Economist Intelligence Unit y patrocinado por RICOH, desvela que el 73% de los altos ejecutivos de Europa cree que sus compañías tienen que conseguir ser más rápidas para adaptarse a las cambiantes condiciones del entorno.

El informe también destaca cómo están respondiendo las compañías europeas de distintos sectores ante los retos que supone aumentar su agilidad de transformación y qué pasos deberían dar para ser más rápidas.

Además de ofrecer una serie de entrevistas, el estudio encuesta a 461 altos ejecutivos de compañías que operan en Europa. Casi la mitad (el 49%) son de nivel C (CEO, COO, CFO, etc.) como mínimo, y el 23% son vicepresidentes ejecutivos, vicepresidentes o directores.

Artículos relacionados

Contar con un enfoque común y reducir la burocracia es esencial para mejorar la experiencia de los estudiantes

Los directivos de las instituciones educativas europeas creen que deben cambiar con mayor rapidez de lo que lo han hecho en los últimos tres años y prácticamente todos (98%) admiten sentirse bajo presión debido a la necesidad de adaptarse al cambio de forma rápida. Sin embargo, son optimistas con el papel que desempeñará la tecnología en el futuro del aprendizaje y consideran la realidad aumentada como una de las principales tecnologías capaces de mejorar el rendimiento de su organización y la experiencia de los estudiantes.

El estudio desvela que las tareas administrativas son las que más preocupación generan entre los directivos del sector ante la necesidad de un cambio rápido en el futuro. Los dos obstáculos más importantes con los que se encuentran a la hora de lograr una mayor agilidad son: la ausencia de un enfoque común entre empleados, unidades de negocio o áreas funcionales (44%), y la burocracia que generan los procesos de toma de decisiones (35%).

Optimizar los procesos del sector sanitario y al mismo tiempo proteger la I+D

Los líderes del sector sanitario europeo creen que, durante los tres próximos años, la tecnología será el principal impulsor del cambio en su negocio. Aún así, muestran cautela, pues creen que un cambio rápido puede poner en riesgo, en primer lugar, la propia tecnología y, en segundo lugar y lo que es más importante, la I+D.

Además, se muestran divididos en lo que respecta a las áreas en las que es más importante adaptarse al cambio. Pero al referirse en concreto al área en la que esperan ver más cambios en los próximos tres años, la respuesta mayoritaria es en la mejora de los procesos de negocio principales.

¿Por qué las compañías europeas no se adaptan a los cambios tecnológicos tan rápido como creen?

Al referirnos a la rapidez a la hora de adaptarse al cambio, el 48% de los líderes empresariales compara su compañía con una lancha motora (ágil y maniobrable), mientras que tan solo el 17% lo hace con un superpetrolero (lento y difícil de manejar), aunque piensan todo lo contrario sobre su competencia. La realidad es que, en su intento por agilizar la gestión del cambio, las compañías europeas no consiguen superar un triple reto: contar con empleados que se adapten al cambio rápidamente, afrontar la disrupción tecnológica y optimizar los procesos de negocio subyacentes para garantizar la correcta implantación de los cambios.

Rapidez y calidad bajo presión: Por qué el sector financiero es diferente

Además de tener que lidiar con las demandas de sus consumidores, los organismos reguladores y los accionistas (en ocasiones irreconciliables), las organizaciones del sector financiero también deberán afrontar el reto de agilizar la gestión del cambio, adaptándose a los cambios tecnológicos y optimizando sus procesos de negocio clave de forma rápida. Los bancos minoristas, corporativos y de inversión, así como el sector asegurador, utilizan ampliamente la tecnología para operar con mayor rapidez, más que ningún otro sector. Pero, dado que los sistemas actuales, obsoletos e inconexos, continúan ralentizando sus procesos, existe una necesidad urgente de profundizar en la revisión de los activos tecnológicos y simplificar los principales procesos de documentación e información.