El camino más rápido hacia el cambio para las compañías europeas

Los cambios culturales y tecnológicos han provocado que muchas compañías europeas tengan un exceso de confianza y crean equivocadamente que responden a los cambios tecnológicos con la rapidez adecuada. Sin embargo, la realidad es que no son suficientemente ágiles y tan solo el 24% aprovecha nuevas oportunidades o se adapta a cambios inesperados rápidamente.

Para muchos líderes empresariales, la presión y la complejidad que perciben al pasar de métodos de trabajo tradicionales a otros más digitales están ocultando el alcance real del cambio.

La rapidez con la que la tecnología afecta al desarrollo de los mercados y obliga a reestructurar las relaciones con los clientes ha provocado que la agilidad organizativa sea un objetivo prioritario en la agenda empresarial. Las compañías rápidas no solo adoptan con entusiasmo las innovaciones tecnológicas, sino que también son capaces de transformar los procesos más importantes para garantizar un verdadero cambio organizativo e implicar a todos los colaboradores en el proceso. Solo así podrán tener una visión global del negocio y afirmar con rotundidad que la rapidez forma parte de su cultura de trabajo y que tienen el ADN adecuado para lograr el éxito futuro.

Más información

X

Rellene estos campos para descargar el whitepaper